Mi hija amada...

 

De un peculiar silencio, escapó tu sonrisa
y se asomó como una alondra platinada
a la ventana de mis ojos hechizados,
de mirar tu carita de durazno
y tus ojos de bondad y sueños...
aquí, entre el amor que canta
y que brota en las entrañas
Hija mía de mi alma que yo amo!

Eileen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hijo, Dios te bendiga

Hijita mía, Dios te bendiga

Los ojos de mi hijo