Gaby

 

Se te redondeó tu carita de luna inmensa
Azúcar del panal del alba, tus abejas

Hija mía que te asomas como alondra
al ventanal del alma y lo contemplas

Con tus sueños y tus manos –de gardenias-
que florecen como estrellas en tu cara!

Eileen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hijo, Dios te bendiga

Hijita mía, Dios te bendiga

Los ojos de mi hijo