Hijitos...


DESDE PEQUEÑOS...


Tomaron mi mano suavemente
como un suspiro,
su risa se escuchó de lleno
de mi alcoba al alma…
y sus pasos corrieron por las plazas

Los vi perseguir cien mariposas
y esconderse en el armario…
y los besé en la noche fría
mientras cobijé sus sueños

Y tantas veces hijos
yo los abracé sin prisa…
queriendo retener su infancia!

Eileen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hijo, Dios te bendiga

Hijita mía, Dios te bendiga

Los ojos de mi hijo