Roberto, mi Príncipe


Nogal que creces fuerte
abeto que te yergues,
en esa ciudad intacta
de tu alma y tu conciencia,
Hijo mío, luz de estrella
caminante en tu bondad
...la esencia...
que se entrega en mansedumbre
y con amor!

Eileen

Comentarios

Patricia Carvajal ha dicho que…
Igual que la anterior, unas palabras llenas de amor y esperanza. Y la imagen, es para sucumbir.... bellísimo amiga. Paty

Entradas populares de este blog

Hijo, Dios te bendiga

Hijita mía, Dios te bendiga

Los ojos de mi hijo