A mi hijo


Y abrí mis brazos
del tamaño del universo
y mi pecho latió agitado
de emoción y gozo

Mi alma se tiñó de blanco
en sentimiento puro,
y tus ojitos me miraron fijos
como dos cristales negros
hijo mío de mis sueños!

Eileen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hijo, Dios te bendiga

Hijita mía, Dios te bendiga

Los ojos de mi hijo