miércoles, 26 de octubre de 2011

A mi hijo


Y abrí mis brazos
del tamaño del universo
y mi pecho latió agitado
de emoción y gozo

Mi alma se tiñó de blanco
en sentimiento puro,
y tus ojitos me miraron fijos
como dos cristales negros
hijo mío de mis sueños!

Eileen

No hay comentarios:

Mis visitas